Entré con un caso muy difícil y el Sr. Howard siempre devolvía mis llamadas. Siempre fue amable y cortés conmigo, pero en el tribunal, luchó por mí como un bulldog. Recomendaría al Sr. Howard a cualquiera que tenga un caso grave.

J. Z.